Nuevamente, y como ha sido la tónica desde hace un año y medio, los analistas del mercado revisan su pronóstico de crecimiento para éste y el año entrante. Piensan que el PIB crecería solamente 0.04% en 2019 (estancamiento total), siendo este año perdido para la economía (en crecimiento). Lo más importante es que el mismo mercado cree que el PIB rebotaría sólo moderadamente, a 1.08% en 2020, cuando hacia mediados del año pasado (antes de las elecciones) se creía que en 2020 nuestra economía crecería alrededor de 2.5%. Nosotros, en Engenium Capital, mantenemos nuestro pronóstico en 0.8% para 2020. Hay un ajuste significativo en las expectativas de crecimiento para el próximo año, lo cual no es una buena noticia. Diversas instituciones han seguido revisando a la baja sus expectativas de crecimiento de México para 2020: la CEPAL, la OCDE, el Banco Mundial, Banxico y la misma SHCP.

Como hemos dicho antes, la inversión y el crecimiento de la economía son los grandes retos económicos para la primera parte de la actual administración. Por lo demás, el entorno económico ha funcionado bien en este año. La inflación se ubica actualmente alrededor de 3% anual, en línea con la meta oficial del Banco de México, ante lo cual la tasa de política monetaria observa descensos consistentes con la tasa de la FED. Los mercados financieros se mantienen en orden, con un tipo de cambio que se mantiene alrededor de los 19.50 pesos, en parte respondiendo al diferencial entre la tasa de interés local y la de Estados Unidos. El riesgo-país se mantiene por varias semanas consecutivas por debajo de los 200 puntos base, reflejando los buenos fundamentos de la economía mexicana. Las finanzas públicas y la deuda están controladas: el déficit fiscal sería equivalente a 1.5% del PIB en este año, por debajo del 2.1% del año pasado, producto de un ajuste en el gasto público. Las reservas internacionales siguen al alza y ahora se ubican por arriba de los 181 mil md, reflejando la suficiente liquidez con que cuenta el país para hacer frente ante una eventualidad económica. El desequilibrio externo y la deuda externa han disminuido y no representan una fuente importante de presión para nuestra economía.

Siguiendo con las expectativas, para 2021 el mercado cree que nuestra economía crecerá 1.8%; nosotros creemos que la cifra será más moderada, de sólo 1.1%, en circunstancias en que la economía norteamericana podría reportar un ajuste en su crecimiento en ese año, tras once años de avance constante desde la crisis de 2009. En cualquier caso, si estos pronósticos (los nuestros o los del mercado) se cumplieran, tendríamos un promedio de sólo 0.7% en los primeros tres años de este sexenio. Con cifras del mercado, este promedio sería de 1.0% para estos tres años. De cualquier forma, son cifras muy bajas y alimentan la debilidad del mercado laboral. Sólo como un ejercicio: si se tuviera que lograr la meta del gobierno de 4% anual en el sexenio, en la segunda parte de esta administración la economía tendría que crecer alrededor de 7% promedio anual, simplemente un imposible. Nosotros pensamos que el PIB crecerá alrededor de 1.9% promedio anual en el sexenio vs 2.4% de Enrique Peña Nieto, 1.7% de Felipe Calderón, 1.9% de Vicente Fox, etc. Para que la economía crezca a tasas más elevadas, la condición indispensable es que repunte la inversión, sea privada y/o pública.

Blog Engenium Capital—Balance fiscal

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.