Se dieron a conocer los últimos datos importantes de la economía para el segundo trimestre, relacionándose éstos con los componentes de la oferta y demanda agregada. En general, se confirma la debilidad de nuestra economía en el primer semestre del año. Como ya se sabía desde fines de julio, el PIB creció sólo 0.3% anual en el segundo trimestre, destacando el consumo privado (pesa 65% en el PIB), con un avance de apenas 0.6%. El consumo ha sido afectado por el bajo ritmo del empleo y el deterioro de las expectativas de crecimiento para 2019-2020, al tiempo que se ha deteriorado la confianza de los consumidores y ahora vemos un menor ritmo del crédito al consumo.

El gasto público en consumo (proxy del gasto corriente) también está retrocediendo en lo que va de esta administración. Lo más destacado, para efectos del crecimiento económico, es que la inversión se contrajo 5.2% anual, una caída significativa que limita el potencial del PIB hacia el futuro próximo. Se aprecia un desplome de 11.5% y 4.0% real en la inversión publica y privada, respectivamente. La inversión privada podría caer alrededor de 3.5% en este año, sosteniendo tres años consecutivos con un mal desempeño. Por su parte, la inversión pública caería cerca de 10% real en este año, sosteniendo diez años consecutivos con tasas negativas. Para 2020, el gobierno estima una caída de 5.4% real en el gasto público en inversión, lo cual es crítico si se pretende que el PIB crezca 2.0% en ese año (meta del gobierno).

Finalmente, lo único que está creciendo, al menos modestamente, es la exportación de bienes y servicios, con un 3.2% real anual en el segundo trimestre, favorecido por la guerra comercial Estados Unidos-China, ya que lo que deja de vender China a EU por la imposición de aranceles, lo está aprovechando México (a nosotros no nos han impuesto aranceles). En resumen, y lo hemos señalado en otras ocasiones, el panorama económico 2019-2020 está siendo más complejo que el inicialmente previsto, originado esto por factores externos (guerra comercial EU-China y desaceleración mundial y de Estados Unidos) y por factores locales: postura gubernamental anti inversión, retraso en la ejecución del gasto público, además de los temas de la socio política (inseguridad, corrupción/impunidad, entre otros).

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.