El desempeño de la economía mexicana está siendo bastante diferenciado, con algunos buenos números, pero lamentablemente predominando cierto deterioro de la mayoría de los indicadores. Una buena noticia es que la inflación mantiene su tendencia a la baja, ubicándose en junio en 3.95% anual y apoyado fundamentalmente por el menor ritmo de su componente no subyacente (productos de no mucha volatilidad), mismo que muestra una fuerte tendencia a la baja. Lo que preocupa es que la inflación subyacente, que revela la tendencia estructural de la inflación, se ha mantenido levemente al alza en el último año, al pasar de 3.63% en junio del año pasado a 3.85% en junio de este año. Lo anterior significa que hay una resistencia a la baja de este segmento. De cualquier forma, si la inflación sigue bajando, sería un elemento importante para que Banxico pudiera decidir en el futuro próximo por una baja de su tasa de interés. Sin embargo, por su propia naturaleza, si la inflación no subyacente rebotara (es probable en cualquier momento), presionaría a la inflación general.

Blog Engenium Capital—Dos industrias en apuros

Una mala noticia es que la producción de vehículos retrocedió 4.4% anual en junio, produciéndose 337,252 unidades ligeras (autos y camionetas). Con cifras de las empresas afiliadas a la AMA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz), se sabe que en el primer semestre se reportó un crecimiento de apenas 0.7% anual, lo que se da después de un buen dato en todo 2017 (+13.5%) y uno malo en 2018 (-1.1%). Estas cifras reflejan de cerca el PIB de la industria de vehículos, por lo que se confirma el mal momento que vive la industria en materia de producción. Por su parte, las exportaciones han moderado su ritmo a 3.1% anual en el primer semestre de 2019 vs 17.5% en 2017 y 6.0% en 2018. Por su parte, la venta de vehículos al menudeo retrocedió 6.4% anual en el primer semestre de este año, ligando tres años a la baja (-4.6% en 2017 y -7.2% en 2018). Aún así, la industria enfrenta un perfil de riesgo bueno.

Blog Engenium Capital—Dos industrias en apuros

La otra mala noticia (pésima, diríamos) es que se reporta un gran desplome de la construcción. Inicialmente, el sector industrial se cayó 3.1% anual en mayo, su peor desempeño desde el cuarto trimestre de la crisis de 2009. En particular, la construcción, una de las industrias más importantes del país, se desplomó 9.0% anual, su peor registro desde mediados de 2001, con el agregado de que se ve una fuerte caída de la construcción en infraestructura. Estas cifras afectarán el perfil de riesgo de esta industria. La relevancia de estas cifras es que la construcción es la industria con mayores encadenamientos de la economía (de ella dependen más de 40 industrias en el país), por lo que su caída afecta a la inversión y ésta a la economía en su conjunto. Por ello, el sector industrial retrocedería alrededor de 0.7% en este año, mientras que confirmamos nuestra estimación de que el PIB general crecería solamente 0.8% en 2019 (el mercado espera 1.1%). Además, el PIB podría crecer sólo alrededor de 0.9% en 2019 (el mercado espera 1.7%), ello ante la afectación derivada de la desaceleración esperada para la economía de Estados Unidos, que enfrentaría una leve y corta recesión hacia la parte final del próximo año. Sus efectos tendrán que sentirse sobre nuestra economía.

Blog Engenium Capital—Dos industrias en apuros

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.