Si la economía crece, seguramente es porque la inversión también, por lo que usualmente éste es el principal determinante del crecimiento económico. Pero, este proceso de inversión-crecimiento requiere de un facilitador, que en este caso es el crédito. A largo plazo, la economía mexicana está creciendo a una tasa modesta, sólo alrededor de 2.1% promedio anual desde la década de los ochenta a la fecha, inducida por una tasa un tanto más baja de la inversión. En cambio, el crédito ha crecido a un ritmo medianamente aceptable.

Considerando el nuevo entorno de la economía mundial y local, los objetivos del nuevo gobierno son un tanto ambiciosos, ya que se pretende que el producto interno bruto pueda crecer al 4% promedio anual. De concretarse, estaríamos ante la tasa más elevada desde la década de los setentas. No es una tasa imposible, pero para lograrlo se requiere que la inversión crezca cerca de ocho por ciento al año, además de que el crédito lo haga por arriba del diez por ciento real anual.

El reto para esta administración es importante porque necesita crecer lo suficiente para que se generen los empleos que demanda el mercado laboral, que hoy ascienden a cerca de 1.3 millones de puestos anuales, sin considerar aún que éstos deben tener ciertas características: mayormente en el sector privado, con remuneraciones dignas, con seguridad social, con estabilidad, con acceso al crédito, entre otros. Y esto sólo es posible si la economía crece al ritmo propuesto por el gobierno.

Blog Engenium Capital—Crédito de la banca múltiple

Por lo pronto, el crédito de la banca múltiple ha seguido creciendo a tasas moderadamente aceptables, promediando 6.4% real anual durante 2013 y el estimado para este año. Sólo en 2019, este crédito crecería 4.1% real. Aunque se trataría de la tasa más baja desde 2010, sería un ritmo que se compara positivamente vs el modesto crecimiento que se espera para la economía: el PIB crecería sólo por arriba del 1% en 2019.

Blog Engenium Capital—Crédito de la banca múltiple PIB

El crédito de la banca múltiple ha ido ganando de manera sistemática un peso dentro de la economía. Hoy representa aproximadamente 21% del PIB, recuperándose de manera significativa desde el apenas 11% vigente en 2004, condición que coincide con el hecho de haber legislado para que los procesos de recuperación de los bienes objeto del crédito (hipotecas, bienes inmuebles, etc) sean más expeditos. Sin embargo, el reto para la actual administración es muy grade, ya que históricamente el mayor peso crediticio en la economía se dio en 1994 (casi 35% del PIB), cuando apenas en 1988 este peso era de solamente 16% del PIB.

Lo anterior tiene que ver con el hecho de que, al menos en la era moderna, el sexenio más dinámico para el crédito fue el de Carlos Salinas de Gortari, cuando registró un crecimiento cercano a 19% real anual y sólo comparable a lo observado en la segunda parte de los años sesenta. Un ritmo crediticio de esta magnitud era capaz de financiar holgadamente la dinámica observada por la inversión, mismo que permitió un ritmo aceptable de la economía. Coincidentemente, con la crisis económica de 1995 iniciaría un largo periodo de contracción crediticia, misma que terminaría en 2002, para luego iniciar una fase ascendente que sólo se interrumpió momentáneamente durante la recesión de 2009 (el crédito caía sólo 2.1% real).

Blog Engenium Capital—Crédito de la banca múltiple 2008-2019

Los tres segmentos de este crédito están creciendo: 6.8% real anual durante 2013-2019 para el segmento comercial, mismo que hoy pesa casi 69% del portafolio total, aunque sin ascensos importantes de este peso en la última década. Asimismo, el crédito al consumo, que hoy vale aproximadamente 830 mil millones de pesos, ha crecido a una tasa importante de 6.3% promedio anual real desde 2013 hasta este año. Finalmente, el crédito hipotecario, cuyo saldo nominal es de 822 mil millones pesos, ha reportado un crecimiento un poco más modesto: 5.1% real anual durante este periodo.

Blog Engenium Capital—Crédito bancario

Un punto fundamental es que la reciente dinámica del crédito se está acompañando por una baja cartera vencida de la banca múltiple, a lo que se suma el hecho de que el grado de apalancamiento crediticio es aún muy bajo. Lo anterior significa un buen perfil de riesgo para la banca, por lo que ésta podría incrementar significativamente su exposición crediticia, sin necesariamente afectar este perfil.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.