En la medida que nos adentramos de lleno a este año 2019 y vamos viendo los números importantes de la economía, algunos muy oportunos y otros bastante rezagados, podemos confirmar que estamos atravesando un momento bastante más complejo que el inicialmente previsto. Factores internos y decisiones del nuevo gobierno están incidiendo sobre el desempeño económico, pero principalmente los efectos están proviniendo del exterior, dado que Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, está enfrentando en este momento una desaceleración económica.

En la encuesta de marzo de Banxico, los analistas del sector privado bajan nuevamente su expectativa de crecimiento económico para este año, ahora a 1.56%, observando un deterioro significativo en estos cuatro meses de vigencia de la nueva administración  de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Nosotros mantenemos nuestra expectativa de 1.4% para el PIB de este año, con sesgo a la baja, en caso de que los números del primer trimestre confirmen la fuerte desaceleración que ahora experimenta nuestra economía. Junto con los analistas privados, nos alejamos de la meta oficial inicial de 2% del gobierno (Banxico estima ahora un 1.6%). Factores sociopolíticos están afectando la capacidad de crecimiento de la economía. En la encuesta, el 39% de los analistas consideran que los problemas de Gobernanza (inseguridad pública, incertidumbre política, corrupción, impunidad) seguirán siendo los principales factores que limitarán la actividad económica, mientras que para 29% de ellos, los principales factores serán las condiciones económicas internas, principalmente la relacionado con la producción de petróleo. Estos últimos factores se han elevado considerablemente en los meses recientes, justamente desde la asunción al poder de AMLO.

tabla 1 Downgrade (blog tabla)

Por otra parte, los recientes buenos resultados inflacionarios han derivado en una mejoría de las expectativas inflacionarias para este año. Los analistas piensan que cerraremos el año con una inflación de 3.65%. También mejoran las expectativas sobre las tasas de interés Banxico, hacia 7.98% al cierre de este año, además de que el tipo de cambio cerraría en 19.97 pesos por dólar. Baja un tanto la generación esperada de empleos (564 mil nuevos empleos vía IMSS), además de que se prevé que aumente un tanto el déficit fiscal (a 2.3% del PIB) y de la cuenta corriente (a casi 24 mil millones de dólares). En general, vemos cierto deterioro de las expectativas económicas para éste y el año entrante.

tabla 2 Downgrade (blog tabla)

Simultáneamente, el gobierno publicó los Pre-Criterios de Política económica para 2020. Algunas notas se destacan de esta propuesta. Primero, y el más importante, se revisa a la baja, y de manera significativa, la expectativa de crecimiento económico para este año: a 1.6% desde el 2.0% previsto en los Criterios de 2019 dados a conocer en diciembre pasado. La realidad está alcanzando al equipo económico del gobierno: a sólo tres meses del ejercicio en curso, se ven obligados a ajustar su pronóstico de crecimiento al nivel de Banxico y de los analistas privados. Sólo hace unos días, el presidente López Obrador criticaba a los analistas privados por ajustar sus expectativas del PIB a la baja (hoy se adapta a ellos).

tabla 3 Downgrade (blog tabla)

Segundo, el gobierno confirma su intención de mantener un déficit fiscal moderado, 2.0% del PIB para este año, ello a fin de evitar una reacción adversa por parte de los mercados y de las agencias calificadoras. Para ello, dado que los ingresos petroleros del primer bimestre han sido significativamente inferiores a los programados y a lo observado hace un año, en los Pre-Criterios 2020 la SHCP estima que los ingresos de este año serán inferiores en 121 mil millones de pesos, por lo cual revisa a la baja su estimación de gasto público en ese mismo monto, a fin de no afectar a las finanzas públicas. Un comentario: los “neoliberales solían ajustar el gasto para no impactar al déficit fiscal; hoy, el gobierno de la 4T se ve obligado a hacer lo mismo. Y está bien, así debe ser, realistas, sin dejarse llevar por el discurso político y que predomine el criterio técnico o el sentido común. La realidad es cruda: es distinto gobernar a estar en campaña.

tabla 4 Downgrade (blog tabla)

Tercero, la propuesta de la SHCP sobre inflación, tasas de interés y tipo de cambio no cambia significativamente, mientras que se revisa a la baja la producción de petróleo, lo que significará un año más con caídas petroleras (se ligan 15 años con caídas continuas, desde 2005). Aunque en febrero Pemex produjo más gasolinas, al tiempo que bajó la importación de éstas, la producción de petróleo crudo sigue a la baja y esto está afectando a las finanzas públicas. Por lo demás, la SHCP incorpora algunos datos de la FED y del FMI para Estados Unidos, donde se ve una clara desaceleración de esa economía y su impacto sobre la nuestra, por lo que se revisa nuestro déficit externo, como es de esperarse. Conclusión: la realidad está obligando al gobierno a ajustar muy pronto sus expectativas para 2019. Aunque esto no es una buena noticia para los negocios, es mejor ser prudentes y adaptarse a la realidad.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.