Como estaba previsto por el mercado, en su junta de política monetaria, Banxico deja sin cambio su tasa de referencia, en 8.25%, misma que se mantiene constante desde el 20 de diciembre. La decisión fue por unanimidad entre los miembros que conforman la citada Junta de Gobierno del Banco de México: el Gobernador y los cuatro subgobernadores. De esta manera, Banxico estaría siguiendo la política adoptada por la FED de Estados Unidos, quien prácticamente ha anunciado que no moverá su tasa de referencia a lo largo de este año (ahora está en 2.50%). Recordemos que, desde diciembre de 2015, ambos bancos centrales empezaron a elevar sus correspondientes tasas de manera sistemática, siendo Banxico mucho más agresivo que la FED, ello en respuesta a un repunte inflacionario observado en México a partir de enero de 2017 producto del famoso gasolinazo.

tabla 1 Banxico y su tasa (blog tabla)

Al menos temporalmente, parece que ambas tasas han llegado a su techo, ya que ambas economías han ingresado a un proceso de desaceleración económica. Internamente, hay algunos riesgos que ahora mismo enfrenta la economía mexicana y que deberán ser considerados por Banxico para sus futuras decisiones de tasas. Algunos tienen que ver con el crecimiento económico local, que puede verse afectado por la desaceleración global y por las condiciones internas. Asimismo, la inflación local, que ahora se ubica por debajo del  techo de 4% anual, podría revertirse en cualquier momento si aparecen presiones por los precios agropecuarios o energéticos, así como por el tipo de cambio. Por ejemplo, y principalmente por factores de oferta, algunos precios como el del jitomate y la cebolla, entre otros, pueden sufrir incrementos significativos (hasta mayores a 50%), con el consiguiente efecto sobre la inflación general. Por esta razón, Banxico hace bien en ser prudente antes de decidirse por una baja en su tasa de interés.

tabla 2 Banxico y su tasa (blog tabla)

En este momento, hay cuatro hechos que podrían, teóricamente, inducir a que Banxico reduzca su tasa: baja en la inflación, desaceleración económica, presiones bajistas por parte del mercado de dinero local y cierta estabilidad del tipo de cambio. Siguiendo a estas factores, hoy mismo Banxico tendría que estar bajando sus tasas. Sin embargo, Banxico es más prudente y prefiere no adelantarse, esperando el desarrollo de los citados indicadores. Cuando Banxico tenga los elementos suficientes, optará por una baja en su tasa, lo que podría darse hacia el último trimestre del año. Para Banxico, una presión menos a considerar es el hecho de que la FED no moverá su tasa en este año. En medio de una economía que podría ser impactada por factores externos e internos, la prudencia debe ser una norma dentro de la Junta de Gobierno de Banxico, y así lo han hecho durante muchos años. Es por ello que la autonomía de Banxico es vital para un buen manejo de la política monetaria; ninguna institución debe amenazar la citada autonomía ganada desde los años noventa. Los resultados inflacionarios de dos décadas y media de autonomía justifican que ésta se mantenga.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.