En la medida que van liberándose algunos indicadores relacionados con el mercado laboral local, vamos confirmando nuestra hipótesis de que el mercado interno está ahora en plena desaceleración. Aunque la inflación ha descendido, lo cual es una buena noticia, el empleo se desacelera cada vez más y esto tiene varias vistas negativas. Primero, en febrero vimos un crecimiento de sólo 3.1% anual en el nivel de los trabajadores asegurados en el IMSS (20.3 millones de trabajadores a febrero), siendo su tasa más baja desde mediados de 2014 y contrarrestando los efectos positivos de una menor inflación sobre el consumo privado. Segundo, sólo en febrero se generaron casi 126 mil nuevos empleos, que comparado contra los más de 164 mil nuevos puestos de febrero de 2018, significa una caída de 23.3% anual en el rubro de nuevos empleos generados sólo en un mes.

tabla 1 Caída empleos (blog tabla)

Tercero, a fin de evitar posibles estacionalidades y movimientos atípicos, analicemos los nuevos empleos acumulados que se han generado en los recientes 12 meses, ello para ver la tendencia del indicador, más que la coyuntura. Durante los doce meses que van entre marzo de 2018 y febrero de 2019 se generaron en el país 603,505 nuevos puestos de trabajo (sector privado formal de la economía, entre permanentes y eventuales), lo que significa una caída de 28.4% respecto a los 842,517 nuevos puestos anuales que se habían generado durante marzo de 2017 y febrero de 2018 (acumulado 12 meses). Esta última caída es la más fuerte desde principios de 2014 y revela claramente la afectación que podría resentir el consumo privado (pesa más de 60% del PIB) si esta tendencia se extiende a lo largo del año.

tabla 2 Caída empleos (blog tabla)

La fuerte caída del empleo es “data dura” y contrasta con los máximos históricos que ahora mismo registra la Confianza del consumidor, que más bien es sólo una percepción o sentimiento y se ha elevado porque el Presidente goza hoy de una gran popularidad a partir de los apoyos canalizados a ciertos sectores de la población. Eventualmente, si la caída del empleo se agudiza, podría empezar a revertirse este sentimiento. Como es natural, claramente la desaceleración de la economía local ya está cobrando factura sobre el empleo y, eventualmente, lo resentiremos sobre el consumo. Mientras esto ocurre, el presidente López Obrador sigue polarizando al país, atacando a los analistas que estiman que la economía se desacelerará en este año a 1.6% vs el 2.0% gubernamental.

tabla 3 Caída empleos (blog tabla)

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.