Además de las declaraciones del presidente de la FED, Jerome Powell, en el sentido de ser prudente en la política de alzas en las tasas de interés, en Estados Unidos se dieron a conocer algunos datos sobre el mercado laboral, ayudando a los mercados financieros. El desempleo se ubicó en 3.9% en diciembre, un alza respecto al 3.7% de noviembre, aunque aún se mantiene en niveles muy bajos. El dato importante fue el de la Nómina no agrícola, que en diciembre registró un nivel de 312 mil nuevos empleos, su segundo nivel más alto desde 2014. De esta manera, en los últimos doce meses se han generado 2.64 millones de nuevos empleos, sosteniéndose en una tendencia ascendente en el último año. Lo anterior significa que el mercado laboral norteamericano aún se mantiene sólido, condición que ha sido tomada positivamente por los mercados financieros. De manera complementaria, los salarios en EU aumentaron 3.4% anual en diciembre, su tasa más elevada desde marzo de 2009, lo que podría empezar a revelar las primeras señales de presiones salariales sobre la inflación en el futuro próximo.

Estas fueron las respuestas de los mercados. Primero, el Dow Jones y el S&P 500 repuntaron más de 5% en la última semana, dejando atrás, al menos por el momento, la caída observada en el último trimestre del año pasado. Segundo, el mercado petrolero también rebotó, con el WTI acercándose a los 50 dólares por barril (dpb) contra los 43 dpb que había la cuarta semana de diciembre; mientras que los Bonos del Tesoro a 10 años se incrementaron a 2.71% el día martes 8 de enero contra el 2.58% del jueves de la semana pasada. Aunque el diferencial de tasas de largo contra corto plazo se ha cerrado, la evidencia aún muestra que la economía de Estados Unidos aún no ingresa a una fase de desaceleración, pero el riesgo de que lo haga en poco tiempo es cada vez más latente.

A nivel interno, el Peso mexicano se ha apreciado en las última semana, ubicándose ahora el dólar alrededor de 19.34 pesos, su mejor nivel desde el 22 de octubre. Por su parte, la BMV reporta cierta recuperación, ligando una semana casi consecutivas al alza y acumulando 3.5% en poco más de una semana. En México, los analistas y los mercados están atentos a la evolución de la economía norteamericana, ya que es ésta la que marcará la pauta de nuestro desempeño en los próximos años. Aunque Estados Unidos no ha iniciado su desaceleración, su “aterrizaje” podría empezar a darse en el primer semestre de este año, con el riesgo o cierta probabilidad de una recesión hacia la segunda parte de 2020. Por lo pronto, las decisiones locales y este riesgo externo podrían inhibir un tanto a las inversiones locales y a nuestra economía en general, razón por la cual se espera que el PIB modere su ritmo, desde 2.2% estimado en 2018 hasta 1.6% en 2019. Los analistas del mercado piensan que sería de 1.9% para 2019.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.