El ambiente político-económico que experimenta el país en este momento es muy particular. Las propuestas/iniciativas del hoy nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hechas en octubre y noviembre han afectado significativamente, no sólo a los mercados financieros, sino también a la percepción de los analistas sobre el posible futuro de las inversiones en el país. De la encuesta de Banxico a los analistas económicos se derivan dos hechos importantes. Primero, en un solo mes, en noviembre, el 59% de los analistas cree que hoy es un mal momento para realizar inversiones, cuando hace un mes esta proporción era de apenas 19%. Este deterioro de 40 puntos porcentuales es el mayor desde que Banxico registra este indicador, superando inclusive al aumento observado cuando Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos (pasó de 34% a 65% entre octubre y noviembre de 2016). Segundo, solamente 7% de los analistas creen que es un buen momento para invertir.

tabla 1 Momento inversión (blog tabla)

Adicionalmente, de acuerdo al indicador de confianza empresarial del INEGI, los ejecutivos de las empresas son más prudentes en sus expectativas sobre la inversión. En la encuesta de noviembre, los manufactureros bajaron sólo marginalmente su percepción sobre si es un buen momento para invertir; aumentó un tanto la percepción de los constructores; mientras que los del comercio la ajustaron a la baja. La lectura de este indicador es que, cuando éste se ubica por debajo de los 50 puntos, es una mala noticia porque indica una postura adversa en materia de inversión por parte del sector empresarial. Este indicador se publica desde 2004 y nunca, excepto en noviembre de 2007, ha logrado superar este umbral de los 50 puntos, lo que significa que el sector empresarial muestra permanentemente una actitud negativa respecto a sus posibles planes de inversión. A pesar que el actual entorno económico es medianamente bueno, la percepción inversora de los empresarios sigue siendo negativa, inclusive con expectativas a la baja a corto plazo. El nuevo gobierno requiere recobrar la confianza del inversionista privado real, quien ejecuta 86% de la inversión del país (no es trivial).

tabla 2 Momento inversión (blog tabla)

 

tabla 3 Momento inversión (blog tabla)

Es probable que, por ello, la inversión en el país representa sólo 23% del PIB (su máximo histórico fue de 27% en 1981), cuando ya debiéramos estar hoy por arriba del 30%, como otras economías asiáticas. Este es el mayor reto económico de la nueva administración: lograr un repunte de la inversión, para lo cual las políticas más importantes deberán relacionarse con los temas sociopolíticos que hemos señalado recurrentemente: corrupción, impunidad, inseguridad, crimen organizado, estado de derecho y la debilidad de las instituciones. Si el nuevo gobierno no opta por un combate frontal contra estos problemas, difícilmente veremos un repunte de las inversiones y, en consecuencia, la economía seguirá creciendo a su tasa histórica del 2% al año de las recientes tres décadas y media. En este caso, la frase de Albert Einstein aplicaría perfectamente: “No esperes resultados diferentes si siempre haces lo  mismo”.

tabla 4 Momento inversión (blog tabla)

En México, el nuevo gobierno deberá promover particularmente la inversión en obras de construcción junto con la inversión en maquinaria y equipo. El diagnóstico es muy claro: durante el periodo 1995-2018, la inversión total creció apenas 1.8% real anual, compuesto por un inaceptable 0.5% en obras de construcción y un modesto 4.5% en maquinaria y equipo. Es inaudito que la construcción crezca a estas tasas tan bajas, sabiendo que se trata de la industria con mayores efectos multiplicadores sobre el resto de la economía (cadenas productivas). Es necesario que la inversión crezca alrededor de 8% al año. Sólo como referencia: en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la inversión habría crecido sólo 0.8% promedio anual, la peor cifra desde el sexenio de Miguel de la Madrid (1983-1988 con -4.2% promedio anual). En conclusión, el país requiere un gran impulso de la inversión (8% al año), a fin de lograr que la economía crezca alrededor de 4% anual, justamente la cifra a la que ahora hace referencia el nuevo gobierno como una de sus principales metas económicas para el sexenio.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.