Preservar la estabilidad de precios es uno de los objetivos más importantes de la política económica. Como lo señala claramente el Banco de México (Banxico), es a través de la estabilidad de precios que éste puede hacer su mejor contribución para el logro de otros objetivos de mayor alcance, como mejorar el nivel de vida de la población. Los países que enfrentan grandes problemas inflacionarios, siendo Venezuela un caso extremo de la actualidad, normalmente enfrentan un gran deterioro del nivel de vida de la gente. En un ambiente de estabilidad, los distintos agentes de la economía (consumidores, empresas y sector público) pueden hacer planeación a largo plazo; de manera destacada, las empresas pueden hacer inversiones con un horizonte de mayor plazo.

tabla 1 Inflación petróleo (blog tabla)

Ahora, en la coyuntura, tenemos una buena noticia: la inflación de la primera quincena de noviembre sorprendió a la baja, al ubicarse en 4.56% anual, su tasa más baja desde la primera quincena de junio. Un factor determinante está siendo la moderación en el ritmo de la inflación no subyacente, en particular el de los energéticos y tarifas públicas, con una tasa actual de 10.58% anual contra el 14.95% de hace dos meses. Con estas cifras, seguramente veremos una revisión a la baja de las expectativas inflacionarias por parte de los analistas, hacia niveles por debajo de 4.5% para este año y por debajo de 4% para 2019. Después de Venezuela y Argentina, México es ahora una de las economías de la región con mayores niveles de inflación. Sin embargo, dado que el repunte inflacionario del año pasado empieza a diluirse gradualmente, los analistas privados piensan que la inflación de mediano y largo plazo en México se ubicará por debajo de 4% anual, lo que significa que, estructuralmente, la inflación local se mantendrá en niveles moderados.

Por su parte, en línea con lo anterior, estamos viendo una caída significativa en los precios de la mezcla mexicana de exportación, hasta niveles de 54 DPB la semana pasada, siguiendo la fuerte baja de los precios del WTI y el Brent. En la semana, la mezcla retrocedió 11%, con un desplome de 25% en el último mes. El actual precio se ubica aún por arriba del presupuesto oficial (48.5 DPB para este año). Factores determinantes para estos precios a la baja están siendo: aumento de la producción mundial de crudo, las presiones de Estados Unidos sobre Arabia Saudita para bajar estos precios, así como la percepción sobre una posible menor demanda por crudo producto de una potencial desaceleración de la economía mundial. Sin embargo, en diciembre hay reunión de la OPEP, donde decidirán si recortan la producción a fin de impulsar los precios. Internamente, dado que actualmente México reporta un considerable déficit en la balanza comercial petrolera (petróleo crudo más derivados del petróleo), no nos es ventajoso que los precios internacionales del petróleo sean elevados, ya que el costo por importaciones de gasolinas se eleva considerablemente. Hoy, el 75% del consumo local de gasolinas es de origen importado.

tabla 2 Inflación petróleo (blog tabla)

En la propuesta del nuevo gobierno se busca reducir dichas importaciones, para lo cual planean reactivar algunas refinerías y dejar de exportar petróleo, a fin de reducir las compras de gasolinas del mercado exterior. Aunque la balanza comercial de petróleo crudo sigue siendo superavitaria, el mayor problema de nuestra balanza comercial tiene que ver con el creciente déficit en la balanza de productos derivados del petróleo (gasolinas y otros productos). Aún así, el déficit comercial total del país sigue siendo moderado y no representa un gran factor de riesgo para la economía.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.