Si entras al website de Engenium Capital, en la sección “Nuestra marca” podrás ver la historia de la compañía. Pero digamos que eso es lo que en periodismo se conoce como “datos duros”, ¿qué hay acerca de la historia de Engenium vista por alguien que la vivió?

“Desde el punto de vista del marketing, en 2016 con la venta de GE Capital México y el nacimiento de Engenium Capital, teníamos una marca nueva lista para partir de cero, pero que tampoco era nueva, porque ahí estaba todo un legado, todo un antecedente”, cuenta Alejandro Álvarez, director de marketing de Engenium Capital.

Engenium Capital se convirtió en una empresa ágil, tenía que responder, actuar y moverse rápido; tal y como pasa en el mercado. Ya que al ser ahora una empresa independiente, estaba en nuestras manos la toma de decisiones, en comparación a cuando perteneces a un corporativo global.

Uno de los temas principales de Engenium Capital -y que lo separa de otras compañías- fue el desafío de hacerse una empresa mucho más productiva a través de la tecnología y de esta forma otorgar una experiencia excepcional al cliente. Convertirse en una empresa digital es vital y Engenium ha invertido mucho tiempo y esfuerzo en lograr esta transformación: “muchas empresas caen en lo del dicho ‘en casa del herrero, asador de palo’, es decir, le invierten mucho a cosas que va a ver el cliente, pero internamente están arcaicos; o sea, pueden tener una súper pantalla de última generación para recibir al cliente, pero adentro, los empleados siguen operando con máquinas o sistemas viejísimos”, dice el director de marketing. “Si está todo arcaico, con sistemas viejos, muy difícilmente le vas a poder ofrecer cosas sofisticadas al cliente y sobre todo, permear una cultura de innovación en tu empresa.”

Mucho de lo que se ha invertido ha sido en mejoras internas, para que el talento de Engenium, los engenials, se multiplique y se traduzca en una mejor atención y rapidez al hacer más eficiente y mejor su trabajo y de esta forma, mejorar la experiencia de nuestros clientes. Y se parte de un hecho básico: en la actualidad, la integración de aplicaciones que antes teníamos en múltiples dispositivos, ahora las tenemos integradas en nuestros  smart-phones, y la gente espera tener en el trabajo el mismo tipo de tecnología que tiene en su vida diaria y sobre esa idea, hemos trabajado.

“Constantemente estamos reinventándonos, nos cuestionamos todo el tiempo, somos una empresa bastante crítica; una máxima que no me canso de decirle a los equipos es que constantemente nos cuestionemos si existe una mejor manera de hacer las cosas y si sí, vayamos tras esa idea; a veces empieza como algo pequeño que se va convirtiendo en algo grande, difícilmente llegas a un producto final en tu primer iteración. Sin cultura, la estrategia no funciona, por eso todos los engenials somos parte de esto y no sólo un grupo pequeño como pasa en otras empresas, por eso es que puedo decir que hemos logrado que la innovación se vuelva como una firma de la compañía”. Y concluye Alejandro: “ése es el verdadero ADN de Engenium Capital, uno que no se cansa de renovarse y que todo el tiempo está buscando cosas nuevas, y así se ve nuestra marca, pero eso que se ve, esa sensación de frescura, también se vive adentro. Entonces hemos logrado que nuestra marca, Engenium Capital, no sólo se vea, sino que realmente sea.”