Dentro de los grandes sectores del país, el manufacturero es uno de los más importantes, o incluso el que más. En primer término, pesa 17% del PIB nacional y 37% del valor de producción total de la economía, lo que habla de que es un sector altamente consumidor de materias primas o insumos intermedios. Destaca por su presencia dentro del empleo privado formal de la economía, con 27% de los trabajadores asegurados en el IMSS, y es responsable de casi 90% de nuestro comercio exterior total y casi 48% de la entrada de inversión extranjera directa. Las manufacturas pesan casi 50% del PIB industrial, del cual forman parte. En la coyuntura, presenta un desempeño moderado, aunque mejor que el industrial en su conjunto.

tabla 2

Las cifras para enero-agosto de este año revelan que el sector industrial apenas está creciendo 0.3% anual, manteniendo cuatro años consecutivos en un casi virtual estancamiento. En todos estos años, el factor determinante ha sido la constante caída de la industria minera, producto de la cada vez menor producción de petróleo crudo. El sector de electricidad, gas y agua mejora un tanto (creció 1.9% en este año), mientras que la construcción deja atrás la recesión de 2017 y parece mostrar ciertas señales de recuperación inicial.

Las manufacturas, por su parte, han crecido solamente 1.6% anual en lo que va del año, mostrando una moderación contra el 3.6% de hace un año. Los casos más destacados, por su peso dentro del PIB manufacturero, han sido por ejemplo: Equipo de transporte, que ahora creció sólo 2.8% anual, muy por debajo del 9.6% de hace un año, lo que tiene que ver con la indefinición que prevalecía en torno a las negociaciones automotrices del TLCAN (hoy está resuelto); asimismo, los segmentos de metálicas básicas, maquinaria y equipo, así como los de cómputo, eléctricos y electrónicos entre otros, han moderado significativamente su desempeño (caídas en algunos casos), afectando a las manufacturas totales. Sin embargo, resuelto el tema del TLCAN y en la medida que Estados Unidos siga creciendo, estas industrias (las manufacturas en general) podrían retomar cierta mejoría a partir del buen ritmo que ahora están manteniendo las exportaciones. El caso más evidente es el de la industria automotriz, que ha moderado su producción, aunque las exportaciones siguen al alza. La coyuntura ha sido compleja para las manufacturas, pero las expectativas siguen siendo positivas para el próximo año.

tabla 1

De las 21 industrias que componen el sector manufacturero, 60% ostentan hoy un nivel de riesgo bajo (semáforo verde o IRR entre 2 y 4), revelando claramente el buen perfil de riesgo de este sector, a pesar de la coyuntura que ha enfrentado. Sólo dos industrias reportan riesgo alto (IRR de 7 o más), mientras que el resto reporta un riesgo moderado.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.