El Sistema de la Reserva Federal (la FED), el banco central de los Estados Unidos, el más importante del mundo, continúa normalizando su tasa de política monetaria. Cuando la FED sube su tasa, o incluso cuando la deja sin cambio, los bancos centrales del todo el planeta están atentos y toman sus propias decisiones, además de que el resto de los mercados financieros (mercado de dinero, accionario, tipo de cambio, de riesgo país, entre otros) suelen moverse. El mundo de las finanzas se mueve en función de las decisiones de la FED.

La FED inició su proceso de normalización de tasas en diciembre de 2015; mientras que la Eurozona y Japón aún no han iniciado su proceso alcista en tasas, manteniéndose en cero por ciento para la Eurozona y en -0.10% para Japón. Hay una clara asincronía entre la tasa de la FED con la Eurozona. Dentro de un año, cuando la FED tenga sus tasas en la parte alta (alrededor de 3.25%), México también estará en similar posición (lata Banxico en 8%); en cambio, es posible que la Eurozona apenas esté iniciando con su primera alza en tasas.

porcentaje Tasa monetaria body

Los números son la evidencia. El 26 de septiembre, la FED elevó su tasa de referencia de 2.00% a 2.25% y el 4 de octubre Banxico dejó sin cambio la suya, en 7.75%, en línea con las previsiones del mercado. Desde ese diciembre de 2015, cuando la FED inició con su alza de tasas gradual, es la segunda vez que Banxico deja sin cambio su tasa cuando previamente la FED lo eleva. La primera fue recientemente, en marzo de 2018, cuando la FED subió su tasa de 1.50% a 1.75% (Banxico lo dejó en 7.50%); la segunda fue la del cuatro de octubre. En Estados Unidos, las tasas de interés están aumentando en respuesta a un crecimiento económico cada vez más robusto (cerca de 3%) y a la fortaleza del mercado laboral (desempleo de 3.7%, el más bajo desde 1969), que está llevando a la inflación a niveles cercanos a 3%.

Las expectativas, y lo ha dicho la propia FED, son que las tasas de interés seguirán elevándose en los próximos dos años. Ante la fortaleza del mercado laboral y los buenos indicadores económicos en Estados Unidos, las tasas de largo plazo (Bonos del Tesoro a 10 años) han mantenido una tendencia alcista desde mediados de 2016 (1.5%) hasta el actual 3.1% (su nivel más alto desde 2011), con claras expectativas de que éstas seguirán al alza, en línea con las alzas previstas para las tasas de corto plazo: la tasa de la FED podría elevarse hasta alrededor de 3.25% hacia el cierre de 2019 y posiblemente hasta 3.75% hacia mediados de 2020. Por lo pronto, el alza de los bonos a 10 años está generando una apreciación del dólar y ello está presionando a otras tasas de interés mundiales, especialmente en las economías emergentes, en un intento por atraer o retener los capitales y evitar mayores depreciaciones de sus monedas.

Tasa monetaria body

En cambio, en México, el alza en las tasas de Banxico no es por el crecimiento económico, que se ha mantenido alrededor de 2.2%; sino que se debe principalmente a las presiones derivadas de un repunte momentáneo de la inflación a lo largo de 2017 (hasta 6.8% anual al cierre de ese año, mientras que en 2015 fue de  2.1%) y a la volatilidad del tipo de cambio. Internamente, la inflación vuelve a estar presionada por las fuertes alzas en los precios de los combustibles y el gas LP. Los analistas del sector privado creen que la inflación cerrará este año en 4.6%, aún distante de la meta de Banxico (entre 2% y 4%). Pero de forma optimista piensan que en dos años la tasa Banxico descendería hasta 7.0%. Estaremos monitoreando el balance de riesgos y las decisiones de Banxico.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

 

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.