De nueva cuenta, tras una fuerte desaceleración en 2017, el crédito comercial muestra un mejor dinamismo y logra crecer 7.6% real anual en mayo, su mejor ritmo desde diciembre de 2016, justo antes del gasolinazo. El repunte real del crédito no se da sólo porque la inflación este descendiendo, sino también se aprecia una recuperación en términos nominales, con una tasa de 12.6% anual en mayo. Lo más destacado del crédito es que el destinado hacia la industria manufacturera creció 16.6% real anual, una de sus tasas más altas en varios años. Dentro de las manufacturas del mercado, algunas industrias ostentan hoy un notable dinamismo en el crédito bancario: equipo de transporte (principalmente automotriz) con un crecimiento de 33.4% real anual en mayo, cuero y calzado 32.3%, madera 27.1%, minerales no metálicos (cemento, cal, yeso) 25.9%, derivados del petróleo 25.7%, industria alimentaria 24.0%, entre otros. Por su parte, el crédito a los servicios creció 5.9% real anual en mayo, destacando al de comunicaciones con 57.0%, transportes y almacenamiento 18.2% y servicios inmobiliarios 15.9%.

Por su parte, el crédito al consumo creció solamente 2.8% real anual, sin observar aún una mejora importante. El crédito hipotecario avanzó 3.5% real anual y ahora observa cierta recuperación, aunque aún muy debajo del comercial y de su propio registro de hace un año. En general, el crédito total de la banca múltiple, cuyo saldo a mayo fue de 4.80 billones de pesos nominales, logró crecer 6.2% real anual, mostrando una recuperación, pero siendo aún insuficiente para soportar un mayor ritmo de la inversión y el crecimiento de la economía. Lo deseable es que el crédito creciera por arriba de 10% real cada año, suficiente para que la economía pueda crecer alrededor de 4% real. El reto de la nueva administración de gobierno es lograr estos objetivos crediticios, de manera que el crédito pueda tender hacia más del 30% del PIB que ya alguna vez ha observado.

Por su parte, a pesar de las alzas constantes en las tasas de interés y del complejo entorno económico y político, empiezan a mejorar las perspectivas del crédito comercial de una mejor manera que la prevista inicialmente. Por ello, elevamos nuestra expectativa de este segmento del crédito, desde un inicial 5.0% real para este año, hasta alrededor de 7.0%, además de que dejamos sin cambio nuestra estimación de la cartera vencida, en 1.3%, ratio que se mantiene casi constante desde el año pasado. El mercado crediticio estará atento a las medidas de política económica que habrá de implementar la nueva administración a partir de diciembre, de manera destacada sobre las finanzas públicas y sus planes de infraestructura para el sexenio.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.