8-JUNIO-2 (1)

Las decisiones de subir las tasas de interés de 2016-2017, así como el repunte inflacionario del año pasado, tuvieron consecuencias sobre el crédito, al desacelerarse éste. Sin embargo, poco a poco empezamos a ver cierta normalización de la economía. Por ello, ahora continuamos viendo una leve mejoría en el crédito comercial de la banca múltiple, al reportar en abril una tasa de 5.2% real anual, su mejor tasa desde mayo del año pasado. En los recientes cinco meses, desde noviembre, la tasa nominal del crédito se ha mantenido esencialmente constante, alrededor de 10% anual, lo que significa que la mejoría en términos reales se atribuye más bien a un efecto derivado del descenso de la inflación en lo que va de este año, desde 6.8% anual en diciembre hasta 4.6% en abril. La tasa real del crédito comercial pasó de 2.8% anual en diciembre hasta 5.2% en abril, una mejoría de 2.4 puntos porcentuales en su dinámica reciente, similar al descenso de 2.2 puntos en la inflación. Una vez más, está demostrado que un descenso de la inflación siempre será benéfica sobre el crédito real y el resto de la economía. Por su parte, al mes de abril, la cartera vencida de la banca múltiple prácticamente se mantiene estable y no representa un problema importante para la banca ni para la economía.

En algunos sectores económicos, el crédito parece mostrar una mejoría importante. Por ejemplo, el crédito a la construcción, que había caído a lo largo de 2017, en abril de este año ya muestra una tasa real de 7.6% anual, manteniendo buenas tasas por tercer mes consecutivo, y consistente con cierta recuperación en el crecimiento del PIB de esta industria. Asimismo, el crédito bancario manufacturero (cerca de 60% de nuestro portafolio está en este sector) crece ahora 12.1% real anual, una notable mejoría con respecto al 7.3% observado en noviembre del año pasado. A su interior, el crédito a Equipos de transporte, donde se incluye a la automotriz, creció 22.5% real anual en abril, mostrando cinco años con tasas muy elevadas en el crédito. Finalmente, y sólo como ejemplo adicional, el crédito a autotransporte de carga (una industria muy importante para Engenium Capital) crece alrededor de 10% real anual en lo que va del año, dejando atrás una leve caída en 2017.

En la medida que en este año la inflación continúe con su tendencia a la baja, además de que la actividad económica crezca más que el año pasado y la inversión siga mostrando ciertas señales de recuperación, el crédito podría continuar con su línea ascendente, con la ventaja de mantener una cartera vencida sana. Todo ello, a pesar de la coyuntura económica y política compleja: tipo de cambio volátil, alzas en las tasas de interés comerciales (se esperan mayores alzas en las tasas de la FED), indefinición de la renegociación del TLCAN, posible guerra comercial EEUU-China, nuevas amenazas de EEUU para imponer aranceles al acero y al aluminio, ventaja de AMLO en las encuestas, entre otros.

John Soldevilla|Chief Economist, Engenium Capital

John Soldevilla

Economista con Maestría en Planeación y Desarrollo por el CIDE, así como diversos postgrados en Econometría.
Catedrático por 19 años con más de 20 años de experiencia en el sector financiero.
Especialista en el monitoreo de la economía y el riesgo para las industrias.